La Cigarra y la Hormiga

LA CIGARRA Y LA HORMIGA

 

La cigarra era feliz disfrutando del verano: El sol brillaba, las flores desprendían su aroma...y la cigarra cantaba y cantaba. Mientras tanto su amiga y vecina, una pequeña hormiga, pasaba el día entero trabajando, recogiendo alimentos.

 

- ¡Amiga hormiga! ¿No te cansas de tanto trabajar? Descansa un rato conmigo mientras canto algo para ti. – Le decía la cigarra a la hormiga.

 

- Mejor harías en recoger provisiones para el invierno y dejarte de tanta holgazanería – le respondía la hormiga, mientras transportaba el grano, atareada.

 

La cigarra se reía y seguía cantando sin hacer caso a su amiga.

 

Hasta que un día, al despertarse, sintió el frío intenso del invierno. Los árboles se habían quedado sin hojas y del cielo caían copos de nieve, mientras la cigarra vagaba por campo, helada y hambrienta. Vio a lo lejos la casa de su vecina la hormiga, y se acercó a pedirle ayuda.

 

- Amiga hormiga, tengo frío y hambre, ¿no me darías algo de comer? Tú tienes mucha comida y una casa caliente, mientras que yo no tengo nada.

 

La hormiga entreabrió la puerta de su casa y le dijo a la cigarra.

 

- Dime amiga cigarra, ¿qué hacías tú mientras yo madrugaba para trabajar? ¿Qué hacías mientras yo cargaba con granos de trigo de acá para allá?

 

- Cantaba y cantaba bajo el sol- contestó la cigarra.

 

- ¿Eso hacías? Pues si cantabas en el verano, ahora baila durante el invierno.

 

Y le cerró la puerta, dejando fuera a la cigarra, que había aprendido la lección.

 

Moraleja: Quien quiere pasar bien el invierno, mientras es joven debe aprovechar el tiempo.

Películas para toda la familia
 
Estas películas son ideales para toda
ocasión, especialmente para aquellos
domingos que regresamos de la
Iglesia y no sabemos que hacer en el
resto de la tarde. Son magníficos
regalos para aquellas personas que
no conocen del Evangelio, para
amigos y familiares...
Publicidad
 
Escritura de la semana
 
¿Quien soy yo? Dice el Señor
para prometer y no cumplir.

D y C 58:30
Frase de hoy
 
Lo único que necesita el mal para
triunfar es que los hombres buenos
no hagan nada.

Edmund Burke
Mi Testimonio
 
Yo sé que Jesucristo vive, sé que
José Smtih fue un profeta de Dios,
sé que Thomas S. Monson es su
profeta hoy en día y que la Iglesia
es verdadera, sé que si seguimos
los consejos de los líderes, seremos
bendecidos grandemente...
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=